La importancia de los sentidos

AutorasCid-Rodríguez MªJosé,Martí-Arques Rut

Los sentidos forman parte de nuestra existencia. Toda experiencia humana depende de nuestra habilidad para usar los sentidos. Cada uno de nuestros sentidos nos provee de diferentes informaciones. Nos ponen en contacto constante con el mundo que nos rodea y además harán que como personas disfrutemos o no de un estado de bienestar.

Los sentidos nos proveen de información de lo que sucede a nuestro alrededor: lo que vemos, oímos, olemos y comemos, y como sentimos nuestro cuerpo. Además a través de la información sensorial nos sentimos a gusto en una posición determinado, sentimos nuestro equilibrio de forma más o menos estable y sentimos el interior de nuestro cuerpo de una forma u otra. Está información, por tanto, a nivel del sistema nervioso central es fundamental para que nuestro cerebro pueda interpretar y dar sentido a nuestro día a día, y en consecuencia, determine entre otros, nuestro estado emocional y nuestra conducta.

Es especialmente importante tener presente estas consideraciones generales en casos de personas que por alguna razón presentan afectaciones físicas o psíquicas, y precisan de ser cuidadas, necesitan de la atención de otros para su vida cotidiana. Estas personas en muchas ocasiones pueden mostrar malestar, incomodidad, irritabilidad, desconexión del entorno, cambios de humor y frecuentemente a la persona cuidadora le resulte difícil el poder entender la causa de estas situaciones.

Es importante reflexionar al respecto y darnos cuenta que en muchas ocasiones, más de las que podamos imaginar, la persona mayor, con demencias y/o Alzheimer, la persona con depresión, la persona con discapacidad intelectual y muchos otros casos, tendrá afectada su capacidad para poder interiorizar e interpretar de forma adecuada toda la información que llega a través de los sentidos. Claramente, la Estimulación Multisensorial juega un papel vital en nuestro bienestar. Dicho de otra manera, sin Estimulación Multisensorial estamos desconectados de nosotros mismos y del entorno que nos rodea.

El trabajo a través de la estimulación adecuada de los sentidos:

  • Nos permite diseñar entornos en los que la persona pueda vivenciar experiencias que de otra manera no podría experimentar
  • Ofrece placer a la persona a partir de experiencias sensoriales: gratificación de los sentidos.
  • El placer implica motivación para que la persona siga utilizando dichos sensorios en un futuro o prolongue su buen funcionamiento.

La finalidad de la estimulación multisensorial de una parte es el facilitar el acceso a la comunicación individualizada, es decir, se trata de generar respuestas, provocar que la persona se comunique, al nivel que sea capaz, con el entorno que le rodea, que esté “conectada”. Además, a través de este trabajo se provee a la persona de bienestar emocional. Para poder llevar a cabo esta intervención, se puede realizar de formas muy diferentes, desde muy sencillas y cotidianas, hasta otras más complejas y sofisticadas.

Desde el cuidado que se ofrece en el domicilio a una persona con necesidad de apoyo, hemos de tener muy presente la importancia de la adaptación de los entornos para que la persona esté lo más a gusto posible y evitar malestar conductual a veces provocado por situaciones cotidianas que nos pueden pasar por alto.

Es fundamental el que nos pongamos en “lugar del otro”, que nos tumbemos en la cama donde está la persona durante muchas horas, que intentemos ver, oír, sentir ,.., lo mismo que ella durante  la mayor parte del día, pero además entendiendo que posiblemente su alteración provoque que estas vivencias se sientan de forma especial. Ejemplos concretos de la adaptación de entornos en el domicilio.

Además, tener en cuenta que los entornos naturales (paseos) y actividades con animales adaptadas, o también la relación con otras personas , facilitaran el hecho que la persona reciba información a través de los sentidos. De esta manera, estará más integrada con el mundo que le rodea. A parte de estas experiencias cotidianas, la Estimulación Multisensorial se puede ofrecer a la persona a través de diversos elementos técnicamente diseñados para que pueda disfrutar de estimulación visual, auditiva, táctil, etc. Pensemos especialmente en personas con niveles elevados de dependencia y que precisan continuamente que se las toque (para lavarlas, cambiarlas, vestirlas, etc.) y que tengan dificultades para interiorizar en su organismo toda la información sensorial que implican estas actividades. Esto explicará en muchos casos problemas de conducta, de agresión a sí mismo o al otro, de desconexión del entorno, etc. , debido a no poder “entender” lo que está pasando.

Si la persona cuidadora es consciente de la importancia vital de su papel y de cómo el hecho de ofrecer el cuidado de manera anticipada, pautada, considerando las capacidades sensoriales del usuario podrá hacer mucho más fácil el día a día, tanto del propio cuidador como de la persona que ha de ser cuidada.

 

Cid, M.J. (2009). Estimulació Multisensorial en un espai Snoezelen en persones adultes amb greu discapacitat intel·lectual. Tesis Doctoral. Departamento de Psicología. Universidad Rovira I Virgili. Tarragona.

Print Friendly