La tarea que usted asume como cuidadora, en algunos momentos,   puede ser muy absorbente   y difícil de realizar en solitario. Una de las cosas que deberá aprender  es  a pedir  y aceptar la ayuda  de los demás. Concretar sus necesidades de ayuda le facilitara enormemente su tarea como cuidadora y le ayudara a optimizar los cuidados prestados a su familiar. Es importante que usted reconozca y concrete la ayuda que necesita. En el siguiente cuadro le  describimos algunas de las ayudas más frecuentes  que necesitan las personas que cuidan. Usted puede necesitar estas u otras, pero lo importante  es que reconozca la necesidad de ayuda y  lo pida a las personas de su entorno.

Necesito ayuda en las actividades de la vida diaria de la persona que cuido para: Necesito ayuda para  poder  tener un tiempo para mi  vida personal: Necesito ayuda de los profesionales de la salud y sociales para:
Higiene Personal: baño Cuidado personal: peluquería, masaje, Control  y administración  de medicación
Vestido Relacionarme con las amigas Movilización
Alimentación Relacionarme con la familia Curas
Masticación /deglucción Tener unos días de vacaciones/descanso Estado emocional
Control fecal y vesical Realizar una  actividad: yoga, Pilates, Country, caminar, descansar, dormir,.... Como gestionar la adquisición de material: dispositivos,  ayudas a la dependencia, trámites  de  salud y administrativos
Movilidad funcional
Actividad sueño/descanso
Distracción/paseo

A veces  la dificultad de pedir y/o aceptar la ayuda que necesito surge de  la creencia  equivocada  de que la responsabilidad del cuidado  debe  realizarse a costa de  olvidar los derechos que tiene   como persona y como cuidadora. Es importante   recordarlos a lo largo de su trayectoria como hija, esposa, madre  de una persona que necesita de sus cuidados durante un largo periodo de tiempo.   

MIS DERECHOS COMO CUIDADORA Y COMO PERSONA

Acepto conscientemente las reponsabilidad  que tengo respecto al familiar  que cuido, del mismo modo acepto también  la responsabilidad de cuidarme. Por eso es importante que ponga en práctica los siguientes derechos:

  • El derecho a cuidarme a mi misma, dedicandome tiempo y haciendo actividades para mí sin sentimiento de culpa
  • El derecho a mantener facetas de mi propia vida que no incluyan a la persona que cuido
  • El derecho a experimentar sentimientos negativos como tristeza, rabia o enfado por ver enfermo o estar perdiendo a un ser querido
  • El derecho a resolver por mi misma aquella cosa que me sienta capaz
  • El derecho a preguntar y pedir ayuda a otras personas para resolver  lo que no comprenda, reconociendo mis límites
  • El derecho a ser tratada con respeto por  aquello que solicito ayuda
  • El derecho a cometer errores
  • El derecho a ser  valorada y reconocida como  miembro fundamental de mi familia, incluso cuando mis puntos de vista sean distintos
  • El derecho a quererme y aceptar que hago todo lo humanamente posible
  • El derecho a continuar aprendiendo, y disponer del tiempo necesario para ello
  • El derecho a aceptar y expresar sentimientos negativos y positivos
  • El derecho a decir No, cuando las peticiones me parezcan fuera de lo común o exageradas
  • El derecho a seguir desarrollando mi propia vida y a disfrutar de ella
  • El derecho a rechazar la manipulación de la persona a la que cuido, sin sentirme culpable

Bibliografía Losada Baltar A, Peña Puente C, Márquez Gonzalez M,  Cigarán Méndez M.  Cuidar Cuidándose: Evaluación e Intervención Interdisciplinar con cuidadores familiares de personas con demencia. Madrid: Ediciones Encuentro S.A; 2007.

Print Friendly