foto3La tarea de cuidar es tan intensa  que con frecuencia  la  cuidadora se olvida  de  realizar las actividades  que le gustaban.  El poder retomar alguna de ellas y hacerla compatibles con su tarea diaria, no es una  pérdida de tiempo, sino que le ayudará a  encontrarse mejor y por lo tanto  a cuidar con  mucha más energía y evitar el desánimo.

Listado de actividades placenteras

  • Leer o escuchar historias, revistas, periódicos, libros.
  • Escuchar música.
  • Reír.
  • Comida con familiares y amigos.
  • Estar con los otros miembros de la familia  y compartir cosas.
  • Vestirse con las ropas favoritas.
  • Escuchar los sonidos de la naturaleza (cantos de pájaro, el sonido del mar…).
  • Recibir o enviar cartas, postales e-mails… a los hijos, amigos, nietos etc.
  • Realizar salidas (a un parque, al campo, al cine).
  • Salir a comprar cosas que nos gusten.
  • Hacer ejercicio (andar, bailar etc…).
  • Estar un espacio de tiempo fuera de casa.
  • Tomar un café, té etc. con los amigos/as.
  • Recibir cumplidos.
  • Dar una vuelta con el coche.
  • Dedicar un tiempo a arreglarse (pintarse, cortarse el pelo, afeitarse…).
  • Recordar y charlar sobre sucesos pasados y presentes  con los otros.
 BIBLIOGRAFÍA

Losada Baltar A, Peña Puente C, Márquez Gonzalez M, Cigarán Méndez M. Cuidar Cuidándose: Evaluación e Intervención Interdisciplinar con cuidadores familiares de personas con demencia. Madrid: Ediciones Encuentro S.A; 2007.

Print Friendly