Marie Marley, autora del libro “Come Back Early Today: A Memoir of Love, Alzheimer's and Joy”ha sido durante muchos años cuidadora de su pareja con Alzheimer, y también es voluntaria en un centro con personas con demencia.

En una versión de un artículo suyo, Marie nos relata una conversación que tuvo con una mujer con demencia:

“Ayer por la tarde fui a la habitación de Mary (...). Me senté a su lado y vi un marco con una foto de Mary con su marido y sus tres hijos - dos chicos y una chica-.

Cuéntame algo sobre tu hija, le dije, usando una pregunta con final abierto, ya que no tienen respuesta acertada o equivocada. “Oh, su nombre es Connie”, me dijo. “Tiene cuatro niños - dos chicos y dos chicas.” Continuó dándome varios detalles sobre Connie y su familia. Al cabo de unos minutos le pregunté si su hija había tocado alguna vez un instrumento musical.

“No tengo ninguna hija” me dijo sin dudarlo. “Oh”, cogí el marco con la foto y lo sujeté para que lo viese. “Acabas de contarme que tienes una hija. Es esta.”

La cara de Mary cambió y dijo “entonces supongo que sí tengo una hija.”

Inmediatamente me sentí mal por cómo le había hecho sentir, había puntualizado su error. Me di cuenta de que había roto una de las reglas más importantes a la hora de interactuar con una persona que tiene demencia”.

Marie Marley, tras este relato, propone 5 cosas que es mejor no decir a una persona con Alzheimer.

[acceder artículo completo]

Print Friendly