Los cuidadores son figuras fundamentales que, con su esfuerzo y dedicación a los mayores, renuncian en muchos casos a su ocio y tiempo libre», describe Ramos, también secretario de la Segg. «La sociedad debe volver la cara hacia esas personas. Debemos poner en valor la figura del cuidador. Tenemos la obligación moral de hacerlo», añade.

Fominaya C. Madrid, 12 Junio

[Acceder a la noticia completa]

Print Friendly