Aproximadamente cada seis minutos se produce un ictus en España. Esta enfermedad cerebrovascular representa la segunda causa de muerte y la primera de invalidez en los adultos de los países occidentales, puesto que la mayoría de los pacientes sufren secuelas que, en el 40 por ciento de los casos, los inhabilitan para realizar actividades cotidianas, según los datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Durante los primeros seis meses que transcurren después de producirse el ictus, el cerebro está primado para recuperarse y, por tanto, la estrategia de neurorrehabilitación que los especialistas hagan en ese tiempo va a ser fundamental para garantizar la recuperación.

[acceder a la notícia]

Print Friendly