Cuidar en casa a una persona en situación de dependencia, no es fácil. De una u otra manera, la vida del cuidador cambia y la de quienes le rodean, también. La sobrecarga emocional y física que conlleva cuidar incide en la vida familiar, de pareja, actividades de ocio y salidas y, por supuesto, en la salud.  Por este motivo, los expertos consideran los programas de respiro familiar un recurso muy importante, además de muy necesario, para que el cuidador disponga de tiempo libre al año para cuidarse a sí mismo, mantener aficiones y evitar el aislamiento.

[acceder a notícia completa]

Print Friendly