La cronicidad es hoy una de las grandes preocupaciones en la mayoría de los países desarrollados. La evolución demográfica y los hábitos de vida poco saludables están causando un aumento del número de casos de enfermedad crónica, con consecuencias negativas tanto para la calidad de vida de los pacientes afectados como para los costes sanitarios.

Como resultado de ese aumento de la esperanza de vida en España se ha producido un incremento en el número de personas de edad avanzada, que son las más vulnerables a padecer enfermedades crónicas. Este es el gran reto al que se enfrentará el país en los próximos años.

[documento a texto completo]

Print Friendly