Cantabria registra cada año más de un millar de ictus, una cuarta parte son transitorios (no dejan secuelas) y se estima que uno de cada cinco mueren en la fase inicial. El servicio de Rehabilitación de Valdecilla, trata cada año a más de 250 adultos con daño cerebral, principalmente por esta causa.

Para ayudarles en la recuperación y orientar a sus familias, el Servicio Cántabro de Salud ha editado una guía, elaborada por un grupo de profesionales de rehabilitación, atención primaria y trabajadores sociales, que aporta información completa sobre las consecuencias de esta patología, cuidados y recursos existentes, con el fin de mejorar la calidad de vida de estos pacientes y su entorno.

[acceder a notícia completa]

Print Friendly