Levante-EMV

Levante-EMV

Pidieron la ayuda para que un familiar o una persona cercana a su entorno (cuidador no profesional) se encargara de ellos. Sin embargo, la conselleria les concedió la única posibilidad que existía hace unos años en la Comunitat Valenciana: una prestación para el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), es decir, la asistencia durante unas horas por parte de una empresa privada. Algunos optaron por acogerse al SAD que les ofrecía la Generalitat Valenciana, pero otros la rechazaron y se quedaron sin nada, ya que no podían contratar estos servicios hasta que no llegara la ayuda de la Administración.

Eso, además, impedía poder recibir luego la retroactividad, ya que no se podía justificar la contratación de ningún servicio. En esta situación se encuentran más de 3.000 personas dependientes en la Comunitat Valenciana que ahora vuelven a tener encima de la mesa la posibilidad de acogerse a la ayuda del cuidador no profesional, una prestación que recupera y desbloquea la Secretaría Autonómica de Servicios Sociales, dependiente de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, con un plan para la que ha destinado 30 millones de euros.

La secretaria autonómica de Servicios Sociales, Sandra Casas, explica que la prestación para cuidador no profesional había desaparecido del catálogo de servicios de la Generalitat Valenciana «porque se suspendió, por real decreto del Gobierno central, durante dos años. De esa forma se obligó a los usuarios a ir a un centro de día o a una residencia o a recibir la prestación vinculada del servicio a domicilio. Al final muchos dependientes se quedaron sin nada. Ahora, los servicios municipales están llamando a los usuarios para comunicarles que hemos desbloqueado estas ayudas y que pueden acceder a ellas o quedarse como están. Ellos deciden».

Fuente: Levante-EMV

Print Friendly